La educación del futuro y el desarrollo productivo4 minutos de lectura

En este momento estás viendo La educación del futuro y el desarrollo productivo<span class="wtr-time-wrap after-title"><span class="wtr-time-number">4</span> minutos de lectura</span>

¿Es lo mismo preguntarse cuál es el futuro de la educación, que preguntarse cuál será la educación del futuro?

Bueno, esto depende de si consideramos que la educación es un concepto abstracto que proviene de una fuente externa y que no está en nuestras manos participar en ella, o si creemos que la educación es un proceso que se va transformando con los cambios sociales y en el que participan cada uno de los actores sociales, como los estudiantes, docentes, directivos, empresarios, funcionarios del gobierno, académicos, etc.

El proceso de transformación que se ha llevado a cabo en los últimos años ha tenido impacto directo en las interacciones sociales, los modos de producción y en las prácticas organizacionales (Castells, 1995). Dentro del contexto globalizado y competitivo en el que se desarrolla México se destaca el rápido avance tecnológico y las transformaciones en las estructuras productivas locales, regionales y nacionales (Moreno Ayala & Rodriguez Peñalosa, 2011).

Estos cambios han necesitado, y necesitarán, de transformaciones institucionales adecuadas que permitan la transmisión del conocimiento, así como su aplicación. Adicionalmente, derivado de ello, la creación de nuevo conocimiento dentro de las organizaciones, así como a nivel individual. En México el estado debe participar como un coordinador del desarrollo innovador. De hecho, debido a la existencia de territorios con dinámicas y estructuras económicas heterogéneas, también los gobiernos municipales y estatales deben fomentar el aprendizaje institucional en diferentes escalas, de acuerdo con los requerimientos específicos y especializaciones productivas de cada región. De esta manera, se fomenta un aprendizaje efectivo dentro y entre las organizaciones (OCDE, 2001).

El aprendizaje y la educación superior no son la excepción al cambio. El acelerado crecimiento de las innovaciones, principalmente de aquellas relacionadas con las tecnologías de la información y comunicación (TIC), ha hecho que hoy en día sea más importante para los trabajadores el desarrollo de habilidades y competencias en temas tecnológicos, administrativos y organizacionales.

En este contexto, se resalta el papel que tiene la educación sobre el desarrollo económico regional y nacional (Moreno Ayala & Rodriguez Peñalosa, 2011). Pero también, la influencia del contexto económico sobre la educación. El impacto de la educación sobre la economía se puede observar en las fuentes de trabajo, en su relación con variables demográficas como el crecimiento poblacional, la distribución por edades, por sexo, por grupo étnico y geográfico, y también en el tipo de economía familiar y la distribución de la riqueza; así como en otros factores sociales, políticos y culturales que están presentes en un país y sus respectivas regiones (Lazarin, 2008).

Chica tomando clases en línea con su computadora

¿Qué propone este nuevo modelo de educación?

Al hablar sobre el futuro de la educación a nivel internacional y nacional se resaltan: primero, las mejoras en la equidad y el acceso a la educación superior; segundo, el fortalecimiento de la investigación como medio para incentivar la innovación; tercero, mejoras en las formas de financiamiento de la educación; cuarto, progreso en los sistemas de aseguramiento de la calidad en la educación y, en algunos casos, se habla de los nuevos métodos y medios de formación (Acosta, 2014).

Si se quiere hablar del futuro de la educación o de la educación del futuro, se deben plasmar propuestas arraigadas a las diferencias locales, regionales y nacionales; pues las expectativas cambian de una escala a otra. Pero en términos globales, el contexto actual ha permeado cada una de estas escalas y ha puesto criterios de exigencia para el acceso a la educación, la formación de competencias y la vinculación entre el sistema educativo y el contexto laboral, en donde cada uno de nosotros tiene un papel activo.

Como individuos debemos ser conscientes de cuál va a ser el futuro de la educación, partiendo de la situación actual del sistema educativo nacional y regional; pero también, debemos adaptarnos para la educación del futuro, donde el aprendizaje digital y las competencias, entre otros factores, son ejes transversales del vínculo entre educación y economía.

Y tú, ¿Cómo crees que será la educación del futuro?

Bibliografía

Castells, M. (1995). La ciudad informacional. Tecnologías de la información, reestructuración económica y el proceso urbano-regional. Madrid: Alianza.

Lazarin, M. (2008). Educación y economía en el tiempo. Obtenido de http://biblioweb.tic.unam.mx/diccionario/htm/articulos/sec_13.htm

Acosta, A. (2014). El futuro de la educación superior en México. Obtenido de https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=299130713006

Moreno Ayala, J. G., & Rodriguez Peñalosa, M. (2011). Capacidad productiva y educación superior en las entidades federativas de México. Obtenido de https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=67621192011

OCDE. (2001). Cities and regions in the new learning economy. Paris: OCDE.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Samuel

    La educación en el futuro como ahora es muy importante, porque no solo te haces de conocimientos, si no que educa para tener una base sustentable del como te vas desarrollando, para crear movilidad social, económica, intelectual.
    Creo que la educación debe de evolucionar en técnicas que ayuden a crear individuos capaces en generar competencias pertinentes para el desarrollo humano profesional.

Deja una respuesta